lunes, 16 de marzo de 2015

Leer en el Metro: Mind the book


A cualquier persona que afirmase rotundamente que ya no se lee, que los libros no tienen futuro o cualquiera de estas frases lapidarias que sentencian la literatura de pleno; le invitaría cordialmente a acompañarme cualquier día en el metro, donde el vagón se llena con el sonido de las páginas al pasar o, por qué no, de los botones de un e-reader con idéntico significado. Y es que imbuirse en una historia es una distracción como otra cualquiera para los largos viajes en transporte público. Es por ello que, en vez de con teléfonos inteligentes, mucha gente decide armarse con un libro, ya que a estos no se les acaba la batería.

También las instituciones públicas se han dado cuenta de esta gran cantidad de lectores potenciales que circulan cada día por el subsuelo de Madrid, y han decidido tomar medidas al respecto.

Una de estas iniciativas de fomento de la lectura son los llamados Bibliometros, que son puntos de préstamo de libros situados en varias estaciones del Metro. El objetivo es que cualquiera que tenga tanto el carnet de Bibliotecas Municipales de la Comunidad de Madrid, como el carnet del Bibliometro o simplemente el DNI, pueda acceder a este servicio gratuito.

Además de tener más de 1300 títulos entre los que elegir, se van incorporando novedades editoriales periódicamente. ¿No sabes qué escoger? Pues acude al catálogo que hay en internet, lo encontrarás dividido por autores, títulos y novedades. ¿Ya estás allí y no llevas ningún libro en mente? En cada Biblometro tendrás una pantalla táctil en la que podrás consultar todos los libros disponibles.




Este servicio te permite sacar dos libros por un periodo de 15 días que puede ser alargado durante otra quincena si se pide la renovación del préstamo. Además, en época estival (del 15 de Junio al 15 de Septiembre) podrás llevarte tu libro durante un mes entero sin necesidad de renovación, así que tampoco hay excusa para no leer en verano.

Otra de las facilidades del Bibliometro es que puedes devolver los préstamos en cualquier otro módulo de otra estación. Aunque recuerda que si no entregas el libro a tiempo, tendrás una penalización correspondiente a no poder sacar ningún libro durante un periodo igual al que te retrasaste en su devolución. ¿Y qué hago si el Bibliometro ya ha cerrado? Los módulos tienen un buzón exterior en el que podrás dejar los libros en horario no laboral. Nuevamente no hay razones para no devolver un libro a tiempo.

Pero, eso sí, los libros tienen que estar en perfectas condiciones a su vuelta, o tendréis que reponerlos o compensar los daños; de modo que nada de dejárselo olvidado en un andén o entregarlo con una mancha del café de por la mañana.

Ésta no es la única iniciativa del Ayuntamiento de Madrid para apoyar a los lectores del subsuelo, en la estación de Sol podemos encontrar esta ¡máquina expendedora de libros! Y es que gracias a ella podemos alquilar un libro durante 15 días, incluyendo muchas novedades literarias. En su web podemos encontrar el catálogo entero y sugerencias quincenales.



¡A leer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada