domingo, 17 de noviembre de 2019

Reseña: Orange. Futuros.

Título: Orange. Futuros.
Autor: Ichigo Takano
Número de páginas: 192
Saga: Sí (#6)
-Orange #1
-Orange #2
Editorial: Tomodomo
Género: Manga Shojo





¿Qué ocurrió después del final de orange? ¿Consiguieron los cinco amigos que Kakeru contemplara junto a ellos el atardecer sobre el monte Kobô, diez años después? ¿Y qué sucedió en el otro futuro? ¿Cómo hicieron Suwa y Naho para superar la muerte de Kakeru y, al mismo tiempo, salvarlo? Las dos líneas temporales de la historia se entrelazan de nuevo para revelar nuevos detalles y escenas. Y todo ello contado desde el punto de vista de Suwa, el personaje más querido de la serie (con el permiso de Hagita).



Conseguir este libro fue una Odisea. Sinceramente, empezaba a pensar que nunca iba poder leérmelo. Pero estoy aquí escribiendo la reseña, por lo que podéis deducir que disfruté de esta historia. Porque esa es la palabra justa para describirlo: disfrutar. Por ello, lo primero de todo:

ICHIGO TANAKO GRACIAS POR ESCRIBIR ESTE MANGA.

Ya os he contado en el último BookHaul del canal lo difícil que fue conseguir leerme este libro, así que os animo a pasaros por ahí para escuchar mis aventuritas.

Si la saga de Orange en general me gustó, además este tomo estaba centrado en Suwa, que es mi personaje favorito con diferencia, por lo que me iba a enamorar. Y así ha sido.

~Spoilers~

En este tomo descubrimos cuál es la perspectiva del chico con respecto a los eventos que surgieron en la saga principal. Ponerse en su lugar me ha parecido una cosa durísima pero que está narrado desde una perspectiva muy realista. En ningún momento la autora trata de ocultarnos el dolor o los dilemas morales por los que pasa el personaje. Y eso hace que se te rompa el corazón.

Hay que entender que él siempre ha estado enamorado de Naho, pero ella se enamoró de Kakeru, el chico nuevo. Suwa decidió no intervenir y, a pesar de sus sentimientos, apoyar a su amigo. Pero la muerte de Kakeru truncó su historia de amor. Años después, Naho y Suwa se enamoran y forman una preciosa familia. Pero claro, ¿hubiera ocurrido todo eso de estar vivo Kakeru? Suwa sufre mucho pensando que quizá su mujer hubiera deseado que todo hubiera sido de otra manera, y él se descubre a si mismo pensando que también preferiría que su amigo siguiera vivo. Por tanto, siente que la felicidad que está viviendo es en parte robada. Y por eso aconseja a su yo del pasado que apoye a la pareja y les deje vivir su historia felices, aún a pesar de cómo él se sienta.

De verdad, creo que la historia es descorazonadora. He llorado con este manga, y yo nunca leo con libros. 

El final no queda del todo claro, aunque se puede ver la inclinación de la trama. Aun así, la autora nos ha prometido un 7º tomo. Sé que voy a leerlo tan pronto como salga pero no sé si estoy preparada para sufrir son el dolor del bueno de Suwa. Me pone muy triste cómo va la historia, no es lo que me gustaría, pero sigo pensando que es un manga que merece mucho la pena.


Lo mejor

Suwa como personaje y la veracidad de sus sentimientos.

Lo peor

Tener que esperar al séptimo.


jueves, 31 de octubre de 2019

Relato de OCTUBRE #OrigiReto2019

Si me seguís por Twitter (@CMarcapaginas) habréis visto que estoy participando en un reto de escritura creativa llamado #OrigiReto en su edición de 2019. Ha sido creado por Katty (@Musajue) y Stiby (@Stiby2)





Tenéis toda la información en los blogs de las creadoras ( La pluma azul de Katty y Sólo un capítulo más)

Relato OCTUBRE- Des-encantada


Ni cuando escuchó su nombre desde el exterior de aquella torre justo antes de ser rescatada se sintió tan sorprendida como cuando esa menuda mujer lo pronunció. Estaba sentada en el exterior de un portal tejiendo despreocupada cuando su mirada se había posado en la forastera que acababa de llegar a caballo. A su lado, un precioso perro había empezado a ladrarle.
Rapunzel repitió la señora. La joven notó que la tensión que había entumecido sus articulaciones desde hacía semanas desaparecía junto con el aire que había estado reteniendo. Y en su lugar, apareció la rabia.
Descabalgó aún titubeante, intentando adivinar cómo actuar a continuación. Pero la señora, con un elocuente gesto, la invitó a pasar a su hogar. No hablaron, sólo le sirvió un contundente desayuno y se sentó a comer con ella. La mascota de la mujer continuaba ladrando, pero también moviéndose a su alrededor y agitando la colita.
Los pensamientos agolpaban su mente y, hasta que no sintió que su hambre se había calmado, no pudo analizarlos. Aunque, en realidad, se podían resumir en uno: “Todo ha sido una mentira”.
Todo. Desde su encierro en la torre hasta su heroico rescate. Durante meses, ella había creído en esa mentira, había querido creer en ella. Una pobre chica sin memoria que se convertía por capricho del destino en la prometida del príncipe Érik.
¿La querría él de verdad? ¿O sólo como un trofeo del que se sentía orgulloso?
Sabía que eso es lo que era, en realidad. Ella y muchas de las prometidas o esposas de los nobles de aquel reino egoísta y cruel.
Jóvenes arrancadas de sus familias por puro deseo del joven de turno, borrada su memoria y encerradas en incómodas torres durante años. El largo pelo que las caracterizaba recogido en altos moños cuando, finalmente, eran rescatadas por el paladín que cumplía la mayoría de edad. Una prueba de hombría, la prueba de que ese niño se convertía en un hombre.
Y ella se había creído el cuento. El cuento de la princesa rescatada, del amor verdadero que todo lo podía.
Los sentimientos que aún tenía por Érik le oprimían el pecho, hubiera querido dejar de quererle en el mismo momento que robó el caballo con el que había llegado a aquella ciudad. Pero el corazón no funciona así.
Tras su liberación y pese a la innumerable cantidad de fiestas a las que asistió, apenas había hablado con otras chicas. Su prometido y otros hombres eran los encargados de entretenerle y dirigir la conversación. Por ellos se había enterado de las graves revueltas que asolaban la región de Ajoir y de los peligros que entrañaba un viaje allí.
A Rapunzel le gustaba viajar, pero ni en sus más locos sueños habría soñado con ir a un lugar tan peligroso.
Hasta que habló con Éloba, la esposa de uno de los consejeros de Érik. Ella estaba embaraza y había aprovechado el inicio de las contracciones y que tanto su marido como el príncipe habían ido a buscar a un médico para hablar con ella a solas.
Nos secuestran, nos desmemorizan, nos encierran y luego fingen salvarnos. Gimió con una profunda mueca de dolor, producto de otra contracción. Ellos se hacen los héroes, demuestran lo hombres que son. Luego nos traen, nos hacen sus esposas, nos preñan y luego… Ya no hay escapatoria posible. Es una cárcel sin candado, pero no puedes huir.
Al principio, Rapunzel atribuyó sus palabras a delirios de dolor. Pero entonces Éloba clavó sus ojos en los suyos:
Pregúntate, ¿cómo sabía el príncipe tu nombre antes de rescatarte? Si quieres la respuesta, ve al lugar donde te digan que es más peligroso ir.
Habían pasado semanas desde que escuchó esas palabras hasta que realmente empezó a pensar en ellas. Lo primero que se le ocurrió fue preguntarle a su prometido. Pero la semilla de la duda estaba plantada y pensó que, si él formaba parte de todo ese entramado, no le respondería con la verdad.
La pequeña duda se fue convirtiendo en una obsesión que no le dejaba ni dormir. Ya no disfrutaba de las fiestas ni de los placeres de palacio. Sólo quería coger un caballo y comprobarlo por si misma.
Y así había hecho a la salida de un baile del que se había excusado por estar indispuesta.
Ahora estaba en Ajoir, aquel lugar que le habían presentado como centro de violentas revueltas, que se despertaba aquella mañana como lo habría hecho cualquier otro pueblo del valle.
Pasó a observar detenidamente a la mujer que se sentaba en frente y que la miraba con silenciosa curiosidad. Había respetado su sorpresa y sus cavilaciones. Cuando el perro volvió a acercarse a ella ya no pudo negar lo que notaba en él, reconocimiento. Y, cuando sus ojos se cruzaron con los de esa mujer, no consiguió contener una sonrisa.

Rapunzel susurro de nuevo, como deleitándose con su nombre. Hija.añadió entrecortadamente. Bienvenida de nuevo a casa.

  • Objetivo#12 Crea tu propia versión de un cuento clásico
  • Objeto oculto#12 Mascota y #31 Candado




    jueves, 24 de octubre de 2019

    Reseña: Binti. Hogar

    Título: Binti. Hogar
    Autor: Nnedi Okorafor
    Número de páginas: 196
    Saga: Sí (#2)
    -Binti (#1)
    Editorial: Crononauta
    Género: Ciencia ficción







    "Binti: Hogar" es la segunda parte de esta emocionante trilogía. Binti y Okwu llevan un año en la Universidad Oomza. Un año desde que Binti consiguiera la unión entre civilizaciones en guerra y desde que encontrara amistad en el lugar más inesperado.

    En esta ocasión, Binti tendrá que volver a casa con Okwu y enfrentarse a su familia y comunidad, además de hacer posible que, por primera vez en más de cien años, una medusa ponga pie en la Tierra para un fin que no sea la guerra.

    ¿Podrán humanos y medusas vivir en armonía después de generaciones en conflicto?


    Hacerme con 'Binti.Hogar' era el paso evidente a seguir después de haberme acabado 'Binti' y de lo muchísimo que me gustó.

    Como parece que viene siendo costumbre en las historias de Okorafor, desde el principio no da tiempo ni a respirar. La adrenalina y la acción inundan las páginas desde el primer momento. Esto es algo que, aunque en el primer libro me llamó mucho la atención, la verdad es que disfruto mucho. De esta manera la autora consigue meterme de lleno en la historia.

    En esta historia volvemos con Binti a la Tierra junto con Okwu, lo que hará que se tenga que enfrentar a recibimientos opuestos. Por un lado su familia le ha echado mucho de menos y se alegran de verle. Pero, por otro, le echan en cara su huída y su nueva conexión con las medusas (que recuerda permanente su pelo y la presencia de su amiga) no ayuda.

    Todas las relaciones personales y la forma de actuar tanto de su familia como de la protagonista me parecieron de lo más realistas y naturales.

    Pero la aventura no se queda ahí, sino que de repente la autora te descubre un secreto aún más grande que involucra el pasado de Binti. Aunque en un primer momento me pareció bastante precipitado y complejo de entender, en el fondo me dejó con ganas de saber más sobre ello en el próximo libro.

    En resumen, apenas he podido tomar aire durante la lectura de esta novela tanto por la intensa forma de escribir de la autora como por lo interesante de todos los acontecimientos que tienen lugar. Los personajes tan bien perfilados casan a la perfección con una historia compleja y llena de matices y secretos.


    Lo mejor

    Tanto el tratamiento de los personajes como las escenas de acción.

    Lo peor

    Que en las últimas diez páginas te meta un secreto muy importante que no da tiempo a explicar ni a desarrollar bien.


    jueves, 10 de octubre de 2019

    Reseña: El tren nocturno de la Vía Láctea

    Título: El tren nocturno de la Vía Láctea
    Autor: Miyazawa Kenji
    Número de páginas: 167
    Saga: No
    Editorial: Satori
    Género: Relatos






    «El tren nocturno de la Vía Láctea» narra el sueño de un niño en pos de la amistad y la felicidad; un viaje onírico e iniciático gracias al cual el protagonista comprenderá la dura realidad de la vida de una manera positiva y enriquecedora.

    Las historias de Miyazawa se desarrollan en un mundo mezcla de realidad y fantasía en el que los elementos naturales interactúan de manera tan inverosímil como encantadora, y los personajes, a menudo animales o elementos básicos como la Tierra o el Viento, están en perfecta conjunción con la naturaleza. En esta recopilación se incluyen también «Matasaburo, el genio del viento» y «Gauche, el violoncelista».



    Este pequeño librito fue la lectura de mayo del club de literatura japonesa. Dentro del mismo podemos encontrar tres relatos bastante diferentes entre ellos pero que me transmitieron una sensación uniforme de ternura y delicadeza.

    El primero de ellos "Gauche, el violochelista" es una fábula a la antigua usanza pero absolutamente encantadora. Mientras la iba leyendo me iba inundando esa sensación de cuento para niños pequeños. Esa estructura repetitiva pero que no se hace aburrida sino que da ritmo a la narración. Pero, sobre todo, ese final que te transmite una lección. Y, en este caso, es una moraleja preciosa.

    El segundo relato, "Matasaburo, el genio del viento", fue el que menos me gustó. Narra la historia de un chico que llega nuevo al colegio y, al ser tan diferente físicamente a sus compañeros, ellos piensan que se trata, en realidad, de un genio. Los niños viven algunas experiencias juntos y, cada vez más, se convencen de eso. Sinceramente se me hizo bastante cuesta arriba y un poco aburrido, ya que era demasiado costumbrista.

    El tercero de ellos es el que le da nombre al libro "El tren nocturno de la Vía Láctea". Es una historia que no tiene una única versión, y esta es sólo una de ellas. El autor dejó escrito este relato en diversos sitios y de formas diferentes. La que recoge este libro es la más completa de ellas. En el cuentecito nos narra cómo un joven repentinamente aparece en una especie de mundo onírico en el cuál está recorriendo la Vía Láctea en un tren (como bien dice su nombre) con la compañía de su mejor amigo. A lo largo del viaje se irán encontrando con diferentes personajes que les contarán sus pequeñas historias. De esta forma conoceremos a curiosos habitantes de la Vía Láctea. Este punto me ha recordado bastante a 'El principito', planetitas y sus pequeñas historias. Me ha resultado una lectura muy entretenida porque me maravillaba la imaginación del autor. Aunque tenga una carcasa más fantasiosa o "infantil", en realidad es un relato sobre la pérdida y el dolor. Me ha gustado muchísimo porque creo que lo trata con mucha delicadeza.

    En su conjunto es una lectura que recomiendo, es cortito y los relatos son enormemente "disfrutables". Si queréis tocar un poquito de literatura japonesa, os gustará.

    Lo mejor

    Tanto el primer como el tercer relato.

    Lo peor

    El segundo relato.



    viernes, 4 de octubre de 2019

    Reseña: El legado de Carherine Elliot

    Título: El legado de Catherine Elliot
    Autor: Gemma Camblor y Esther Gili
    Número de páginas: 285
    Saga: No
    Editorial: Lunwerg
    Género: Novela Ilustrada






    Un libro une la vida de varios personajes femeninos a través del tiempo. La historia comienza con la joven que lo escribe a comienzos del siglo XIX. A partir de ahí un ejemplar irá pasando por diferentes mujeres hasta llegar al presente. Todas interactúan con el libro y dejan su huella en él, pero leerlo también las transforma a ellas. Una metáfora del amor por los libros y de la magia de la literatura contada a través de unos personajes fuertes y carismáticos que se rebelan ante los convencionalismos de su época. Si es cierto que un libro puede transformarte la vida, tal vez El legado de Catherine Elliot cambiará la tuya.




    Todo empieza con una mujer que decide "ceder" a su impulso de escribir. Y de sus manos surge el libro "El legado de Catherine Elliot". Aunque no era común en la época, esta mujer sí que tiene el apoyo de su familia en su camino como escritora.
    Poco a poco, distintas mujeres se irán encontrando con esta historia a lo largo de sus vidas e irán dejando su impronta en un libro que acaba siendo un testigo mudo de muchas vidas.

    Esta novela gráfica ha logrado sacarme una sonrisa en los dos aspectos clave que yo le pido a un libro de estas características: tiene unas ilustraciones impresionantes y una historia que está a la altura.
    Aunque no puedo decir que la trama sea especialmente compleja o que "no puedas soltarlo", la verdad es que me gustó muchísimo la forma que tiene que describir las vidas de las diferentes mujeres que se van encontrando con 'El legado de Catherine Elliot'. Me encanta que no te muestre sólo un tipo de heroína, sino que te muestre como distintos tipos de mujeres, con distintas formas de vivir y de llevar su feminidad, son perfectamente válidas. Hay una amplia representación también de sexualidades, estilos de vida y físicos diferentes. 
    Ojalá fuera capaz de describir con palabras la maravilla que supone el arte de Esther Gili y cómo sus ilustraciones funcionan a la perfección en un libro de este estilo.

    En conjunto he disfrutado mucho de esta historia que, por su forma, te invita a volver a ella en numerosas ocasiones, para volver a disfrutarla y a deleitarte con su belleza. La recomiendo especialmente si tenéis a niñas jóvenes cerca a las que queráis mostrarle la trascendencia de los libros.


    Lo mejor

    Las ilustraciones y la representación que hace de las mujeres.

    Lo peor

    La trama está demasiado compartimentada para mi gusto.